(1865-1936) Novelista británico.

Frases célebres

La más tonta de las mujeres puede manejar a un hombre inteligente, pero es necesario que una mujer sea muy hábil para manejar a un imbécil.


La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre.

Seis honrados servidores me enseñaron cuanto sé; sus nombres son cómo, cuándo, dónde, qué, quién y por qué.

No hay mayor placer que el de encontrar un viejo amigo, salvo el de hacer uno nuevo.


Si encomiendas a un hombre más de lo que puede hacer, lo hará. Si solamente le encomiendas lo que puede hacer, no hará nada.

La victoria y el fracaso son dos impostores, y hay que recibirlos con idéntica serenidad y con saludable punto de desdén.


Se aprende más por lo que la gente habla entre sí o por lo que se sobrentiende, que planteándose preguntas.


Toma problemas prestados, si te lo dicta tu naturaleza, pero no los prestes a tus vecinos.


Siempre me he inclinado a pensar bien de todo el mundo; evita muchos problemas.


Los peores embusteros son nuestros propios temores.

Las palabras son la más potente droga utilizada por la humanidad.

Nunca he cometido ningún error en mi vida; al menos, ninguno que no haya podido justificar después.

Post a Comment